°
Weather from OpenWeatherMap

El Helicóptero de Moreno Valle Dos Años Después

Por: Mario Alberto Mejía Martínez

Poco después de las dos de la tarde del 24 de diciembre de 2018 la vida política de Puebla dio un giro tan vertiginoso como el del helicóptero Agusta (matrícula XA-BON), en el que viajaban la gobernadora Martha Ericka Alonso y el senador Rafael Moreno Valle.

El aparato llevaba meses sin recibir mantenimiento.

Incluso una experta en aeronáutica, que trabajaba para la empresa Servicios Aéreos del Altiplano, renunció por lo que consideró una extraña ausencia de servicio a un helicóptero que volaba constantemente.

Un piloto poblano conoció su reacción al enterarse del siniestro.

“¡Tarde o temprano iba a pasar esto! ¡Qué horror! ¡Nadie me hizo caso cuando reporté la falta de mantenimiento!”, dijo ella ante varios pilotos y técnicos.

Ese día entró en crisis un proyecto político creado por el senador desde sus tiempos en la Secretaría de Finanzas: el morenovallismo.

Como el Agusta, dicho proyecto —que aspiraba a gobernar Puebla cuando menos doce años más— empezó a incendiarse en el aire y a tomar posturas erráticas.

Sin un Moreno Valle que condujera la nave, el morenovallismo empezó a desgajarse y a actuar como el célebre jinete sin cabeza.

Primero perdieron la unidad.

Lejos de ésta, formaron grupúsculos.

Lo peor para ellos es que también perdieron de vista a sus contendientes naturales y se dieron entre sí con toda la beligerancia posible.

Lo hicieron tan bien que se extraviaron en el camino.

Desmembrados, perdieron primero el gobierno interino.

El jinete sin cabeza subió entonces al caballo y le enterró las espuelas.

Tiempo después descubrió —horrorizado— que al caballo también le faltaba la cabeza.

El morenovallismo terminó por morir a la llegada de Miguel Barbosa Huerta a la gubernatura de Puebla.

Como un experto cirujano, el gobernador empezó a desmontar lo que denomina “modelo de negocios” incrustado en la administración.

Las carpetas de investigación que hay en contra de los ex morenovallistas crecen todos los días.

Y todos los días, también, se descubren los más salvajes métodos a los que recurrieron para lucrar con el gobierno.

“Todo tuvo que ver con la corrupción”, ha dicho una y otra vez el gobernador.

Y fue una corrupción galopante.

Hoy, a dos años de la caída del helicóptero, nada ha quedado.

La ceniza dio paso al polvo.

El morenovallismo pasó de ser una corriente política exitosa —enquistada en el poder— a ser un cúmulo de expedientes judiciales.

Ernesto Zedillo quiso acabar con el salinismo y no pudo.

Y es que recurrió a acciones fragmentarias.

Lejos de apagar su fuego, lo avivó.

El gobernador Barbosa entendió desde el principio que tenía que deconstruir el gobierno para darle una nueva estructura.

En esa dinámica, partió al caballo en dos y dejó al descubierto las tripas, las vísceras parenquimatosas, las canaliculares y la capa submucosa.

Ufff.

El espectáculo es atroz, sí, pero muy necesario para oxigenar la vida pública.

En esa ruta anda.

El jinete sin cabeza es ahora una pálida estampa en la historia política de Puebla.

ABOUT THE AUTHOR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Sinergia Radio es…la radio de Atlixco

Atlixco, Puebla
Lama al: +01(244) 76 19 328
Email: sinergiaradio@hotmail.com

Unidad Norte

    Liga Dominical

    We accept the following payment: