°
Weather from OpenWeatherMap

Escupitajos, Mentaditas, Lloriqueos (¡los Activistas de Claudia se me Vienen Encima!)

Por: Mario Alberto Mejía Martínez

Una vez que exhibí el montaje de Claudia Rivera Vivanco en el Congreso del Estado, sus activistas a sueldo iniciaron una campaña en mi contra.

Desde sus cargos públicos, desde sus horas de oficina, arremetieron con pésima ortografía y ningún decoro.

¿Qué les irritó?

Haber sido visibilizados (como dicen ellos).

Ojalá así trabajaran en sus obligaciones contempladas en la Ley Orgánica Municipal.

Por respeto al hipócrita lector no tengo más remedio que hacer una serie de precisiones.

Las verdaderas activistas merecen mis respetos y mi más profunda admiración.

No de ahora.

De siempre.

Estuve con Olimpia Coral Melo, creadora e impulsora de la Ley Olimpia, antes de que iniciara la cruzada en contra de la violencia digital.

Antes, aún, de que Congreso alguno admitiera su iniciativa y la aprobara.

No vi en esa lucha a la presidenta municipal de Puebla ni a sus activistas a sueldo.

Vi, sí, a un puñado de mujeres jóvenes que junto con Olimpia crearon el Frente Nacional de Sororidad.

He seguido su lucha desde entonces y la he venido acompañando a mi manera.

Lejos, muy lejos, de la burocracia dorada que para justificar su trabajo elogia a su jefa, compañera y camarada: la activista mejor pagada de Puebla.

Regreso a la campañita echada a andar en mi contra.

Sus protagonistas tienen varias cosas en común:

Son empleados del ayuntamiento, cobran quincenalmente, sus tuits y retuits son casi idénticos, son porristas de la presidenta y la aplauden cada vez que pueden.

Son, faltaba menos, sus empleados, aunque algunos no la consideran “jefa”, sino compañera, camarada…

La mayoría de la gente que votó por Claudia en 2018 no lo hizo para que con recursos públicos se volviera la mayor activista de Puebla.

(Todos tienen derecho a sus montajes mientras éstos no salgan del erario).

La ciudad de Claudia, ufff, es un caos.

No hay políticas públicas, no hay obra, no hay seguridad, no hay un acompañamiento ciudadano, no hay regulación del comercio ambulante, no hay muros contra la pandemia…

Lo que sí hay —y en exceso— es un discurso activista pagado con dinero público.

¿Eso es malo?

Terrible.

Pero las mujeres que tomaron el Congreso no todas son empleadas de Claudia.

Hay excepciones muy notables.

Y, en consecuencia, respetables.

Son activistas de carne y hueso que no necesitan patrocinio o becas municipales para manifestarse.

A ellas, mi absoluta admiración.

A los activistas a modo, mi continua exhibición.

(No faltará la feminista que reproche mi ausencia de lenguaje de género o de igualdad. La verdad es que cada que que digo “ellos y ellas” me siento Vicente Fox. Y me doy pena).

Uno de esos activistas que cobra en el ayuntamiento es Alejandro Hernández Maimone, quien tuvo un papel protagónico en un reciente conflicto ocurrido en la Facultad de Derecho de la BUAP.

En su réplica a mi más reciente columna dice que Claudia Rivera no le ha ordenado “apoyar a las compañeras”.

Y dice más:

“Aunque ser profesor de chicas feministas me enorgullece, no es mérito mío el que ellas estén ahí. Insisto, esas chavas no necesitan patrones, ni patrocinadores. (…) Estoy orgullosísimo de que Claudia Rivera y Liz Aceves no sean mis jefas, sean mis compañeras”.

Hasta aquí la cita.

Nunca escribí que él fuese el gran líder del movimiento.

Dije, sí, que era un vocero oficioso desde su calidad de director del Archivo Municipal.

Claro que no es su mérito este movimiento.

Faltaba más.

Se pone medallas que no le corresponden.

Me conmueve que diga que Claudia Rivera —la que no le “ordenó apoyar a las compañeras”— sea considerada su camarada.

Nunca su jefa.

Lástima que éste sea el ayuntamiento de Puebla y no la Comuna de París.

(¿Sabrán estos activistas de qué estoy hablando?).

Francamente no veo a los ciudadanos poblanos votando de nuevo por la Rosa Luxemburgo de por aquí cerquita.

(Tampoco veo en Maimone la reencarnación de Auguste Blanqui).

Lo que sí veo es un hartazgo generalizado de que el dinero público sea echado a la basura.

Las líneas que le dejo al hipócrita lector evidencian el bajísimo nivel en el que se mueve, entre otros, el propio secretario de Gobernación, René Sanchez Galindo.

Su autor ha vivido lo que aquí relata en carne propia y pidió la gracia del anonimato.

“Lo qué pasa en la Secretaría de Gobernación es inadmisible. La directora jurídica te amenaza diciendo ‘estás con nosotros o en contra de nosotros’ si no se hacen las indicaciones para tirarle al gobernador. No hace mucho corrieron a diversas personas por tener simpatías con el G5, ese grupo de regidores barbosistas.

“El hostigamiento que se vive dentro de las oficinas por parte de los directores es brutal, siendo complaciente el mismo secretario.

“No hace mucho se le entregó un audio al secretario en donde la directora jurídica, Lucia Sandoval Martínez, les ordenaba a los regidores auxiliares bloquear todas las propuestas hechas por los distintos presidentes auxiliares, así como tratar de reventar los cabildos de sus juntas.

“Los despidos disfrazados de renuncias son una marca de esta administración señalando que si no firman se enfrentarán a un veto para poder trabajar en un futuro en el ayuntamiento”.
Sin palabras.

Duda que Mata Sobre Cierto Personaje de Infarto. Se avecina un escándalo de proporciones brutales.

Cierto cuadro dirigente de un nuevo partido político nacional —ligado a una muy famosa profesora— incurrió en defraudación en contra de varios empresarios poblanos y nacionales.

Me dicen las fuentes consultadas que existen mensajes de WhatsApp, audios y documentos con los que bastaría para integrar un gordo —muy obeso— expediente judicial.

ABOUT THE AUTHOR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Sinergia Radio es…la radio de Atlixco

Atlixco, Puebla
Lama al: +01(244) 76 19 328
Email: sinergiaradio@hotmail.com

Unidad Norte

    Liga Dominical

    We accept the following payment: