Las Aventuras Psicodélicas de un Delegado de Gobernación

Gregorio Marroquín es el delegado de Gobernación local en el municipio de Huauchinango.

Es, en consecuencia, quien tiene bajo su responsabilidad el cumplimiento cabal de las órdenes del ejecutivo estatal.

Cosa curiosa: hace todo lo contrario.

Un ejemplo reciente tiene que ver con las nutridas despensas que envió el gobierno del estado para paliar los efectos económicos de la cuarentena provocada por el coronavirus.

Lejos de obedecer los lineamientos, “Goyo”, como es conocido, empezó a lucrar con las mismas.

Y más: inició informalmente su precampaña para ser presidente municipal de Huauchinango.

Sus operadores —priistas de corazón, igual que él— convocaron a los beneficiarios en los jardines de las juntas auxiliares.

(Las instrucciones eran que dichas despensas fueran entregadas casa por casa, de manera personal).

Una vez ahí, con la gente amontonada, inició la repartición sin guardar la sana distancia.

Era tal el favoritismo que hubo gente que se llevó hasta tres despensas.

¿Cuál fue el criterio de la convocatoria?

Un padrón de simpatizantes del propio Goyo a los que les pidieron, faltaba más, sus credenciales de elector.

Una lideresa priista de la colonia el Ocotal también tuvo que ver con la repartición.

El operativo fue un éxito, pero para quien ya inició una precampaña que parece campaña.

Faltaba más.

Las Ineptitudes de la Inepta Cultura. Ernesto Cortes García fue informado hace unos días que había dejado de ser el director de Museos de la Secretaría de Cultura.

Las razones son abundantes.

Además de que ha dejado morir los museos —el Barroco es un fantasma blanco que grita “¡Ay, mis hijos!” por las noches—, la dirección de Cortés es incapaz de hacer algo tan elemental como embalar bien un cuadro.

(Embalar: Colocar convenientemente dentro de cubiertas los objetos que han de transportarse).

Hace algunos meses, el empresario Ángel Trauwitz solicitó que le devolvieran la maravillosa colección que tenía en calidad de préstamo en el Museo Internacional del Barroco, ya que la dirección encabezada en ese momento por Ernesto Cortés no tuvo el cuidado de renovar el convenio y la obra estaba expuesta.

Sobra decir que la obra que le entregaron a Ángel iba en pésimas condiciones, además de mal embalada.
Algunas de las piezas —hay que decirlo— tenían severos daños.

De todo esto se tendrá que hacer cargo Museos Puebla, ya que no existía un convenio de por medio.

Cortés llegó como director de Servicios de la Dirección de Museos durante el gobierno interino de don Guillermo Pacheco Pulido.

Ya en el nuevo sexenio, fue ascendido a la titularidad.

(Hay temas pendientes que tiene que enfrentar Cortés de su paso por el área de Servicio, por cierto).

Debido a su curriculum —y sin conocimiento de su oscuro pasado— fue considerado para estar en la administración actual.

Parecía, sí, ser una persona sensata y preparada en el ámbito cultural.

Era mera apariencia.

Con el paso de los días se impuso la mediocre realidad.

Su falta de acciones para elevar la calidad de Museos Puebla, así como la poca autoridad con la que contaba —y las personas tan deficientes que contrató—, impidieron los buenos resultados.

Y qué decir del tema financiero.

Hubo que realizar una sesión extraordinaria en el organismo para abordar el desorden en el que se hallaba.

Hay que decir que Cortés tampoco contaba con personal competente para solucionar el problema.

Como es natural, después de tantas deficiencias sobrevino el cese.

Un cese fulminante como rayo que cruza este tiempo nublado.

La Dinastía Bartlett y la Cocina. Qué losa tan pesada está cargando el presidente López Obrador, ay, con Manuel Bartlet Díaz.

El escándalo sigue detrás suyo.

No hay año en el que no surja una polémica nueva.

Su desdoro es de tal tamaño que nadie mete ya las manos por él.

Día a día se convierte, aún más, en un compañero de ruta desprestigiado.

Y todo por los negocios que en nombre de la 4T insiste en hacer tan desaforadamente.

Cómo se ve que le gustan las emociones fuertes, él que tanto repite que el que le tenga miedo al fuego mejor no se meta a la cocina.

¡Cucurrucucú, Paloma!

ABOUT THE AUTHOR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Sinergia Radio es…la radio de Atlixco

Atlixco, Puebla
Lama al: +01(244) 76 19 328
Email: sinergiaradio@hotmail.com

Unidad Norte

    Liga Dominical

    We accept the following payment: